5 recetas veganas para el verano bajas en calorías

5 recetas veganas para el verano bajas en calorías

Ahora que llega el buen tiempo y que se acabó el confinamiento, es hora de volver a comer saludable y perder ese peso que hemos cogido durante tantas semanas en casa. O no perder nada, simplemente seguir una alimentación sana porque es lo que realmente nos viene bien, por mucho que nos gusten las “marranadas”.

Para conseguir platos veganos nutritivos y bajos en calorías te recomiendo que sigas el siguiente patrón:

  1. Elige una fuente de proteínas sobre la que vas a elaborar tu plato. Pueden ser legumbres, tofu, seitán, soja texturizada o algún derivado de los mismos. Intenta no abusar de la soja y alternarla con legumbres, sobre todo si sigues una dieta estrictamente vegana.
  2. Añade vegetales crudos, hervidos, asados o a la plancha. Con estos tienes que “rellenar” el plato.
  3. Puedes añadir algo de carbohidratos, especialmente si no has incluido legumbres en tu plato. Intenta que estos sean un condimento y no la base del plato: quinoa, arroz integral, pasta integral, etc.

Si te paras a pensarlo, tradicionalmente los platos que consumimos se hacen del revés: mucho hidrato, algo de proteínas y verduritas como guarnición. Piensa en la paella, el cocido, la fabada o una tortilla de patatas. Debido a este patrón alimentario, al final nuestra dieta tiene un balance calórico insostenible. Que puede que te digan “de toda la vida se ha comido eso”. Bueno… sí pero no. Si hace 50 años un señor que trabajaba 10 horas en el campo se tomaba un plato de fabada, pues ni tan mal. Si ahora tú te pasas 8 horas delante del ordenador, siento decirte que el plato de fabada no lo quemas tecleando.

No sé si a ti te pasa, pero yo con la llegada del calor tengo menos hambre. Ojo, menos hambre pero más ganas de tomarme un helado o una cervecita junto al mar. Por eso es que intento que la base de mis comidas sea ligera, con mucha verdura cruda en ensaladas o mucha fruta entre horas que me aporte líquidos y vitaminas.

Por si estás en cortocircuito y piensas que una ensalada es solo lechuga y aceite, ¡relax! Te traigo cinco recetas que son fáciles de hacer, saludables y con pocas calorías para que disfrutes de tus comidas veraniegas como nunca.

ENSALADA VARIADA CON GARBANZOS

Esta espectacular ensalada variada tiene la proporción adecuada de macronutrientes, ya que estamos consumiendo una gran cantidad de vegetales y además los garbanzos proporcionan tanto proteínas como carbohidratos. Es uno de mis platos favoritos y además se hace en menos de 10 minutos, por lo que no hay excusas para no comer sano.

ENSALADA DE ALUBIAS Y CHAMPIÑONES

https://www.instagram.com/p/CANSm4DJfed/

Si los garbanzos no son lo tuyo quizás prefieras probar esta maravillosa ensalada de alubias con champiñones. Sí, has leído bien: champiñones, cruditos, en la ensalada. Aunque para mucha gente esto es algo normal, todavía noto miradas sorprendidas cuando digo que pongo champis crudos en la ensalada. ¡Pues están espectaculares!

TOFU REVUELTO CON VERDURAS

https://www.instagram.com/p/B-zeykpqBNt/

La versión vegana de los huevos revueltos se hace con tofu chafadito y cúrcuma. Así de sencillo, parecen huevos revueltos a la vista y está buenísimo si le añades bastantes especias. Combinado con verduras es un plato equilibrado, rico en proteínas y bajo en grasas.

ENSALADA DE KALE CON TOFU AHUMADO

https://www.instagram.com/p/B-R5FkPp6q4/

Me encanta el tofu ahumado porque tiene un sabor característico y no hace falta condimentarlo para disfrutarlo. Puedes usarlo crudo o pasarlo unos minutitos por la sartén antes de añadirlo a tu ensalada favorita. Combinado con kale es espectacular y además añadiendo un poco de zumo de limón potenciamos el hierro de esta hoja verde.

SPAGHETTI DE CALABACÍN CON BOLOGNESA VEGANA

https://www.instagram.com/p/CAF2x7UqPJ1/

Si te apetece algo un poco más contudente, esta es tu receta perfecta. Realmente cuando comemos un plato de pasta, estamos saltándonos las proporciones que recomienda el plato Harvard para elaborar una dieta equilibrada: 50% vegetales, 25% hidratos, 25% proteínas (más o menos). Gracias al calabacín, sí que podemos llegar a ese 50% de vegetales y aún así disfrutar de un buen plato de pasta delicioso que es a la vez ligero y nutritivo.

Espero que te hayan gustado mis recetas y que te sirvan de inspiración para una alimentación muy sana (y deliciosa).

Leave a Reply

Your email address will not be published.