1. Encuentra un buen estudio cerca de tu casa.

Incluso si el dinero es escaso, ahorra un poco para empezar a tomar algunas clases grupales en un estudio (más sobre el presupuesto más adelante). No digo que tengas que apuntarte a un pase de un año entero, sino que empieces poco a poco y pruebes algunas sesiones, estilos y profesores diferentes.

Y cuando estés en clase, ¡no te pongas nervioso! Nadie te está mirando, a nadie le importa. Nadie te juzga más que tú mismo. Todo el mundo está demasiado preocupado por sí mismo como para pensar en cómo se ven los demás en esta o aquella postura. Confía en mí.

Una de las principales ventajas de tomar clases en un estudio es la atención de un profesor. Si tienes dudas sobre tu cuerpo en determinadas posturas, siempre puedes preguntar a tu profesor durante la clase (si hay espacio para ello) o acercarte a él después de la clase.

No te pases la clase preocupada, intenta dejar de lado las expectativas y disfruta del momento.

tips de yoga para principiantes

2. Encuentra tu estilo probando todas las variedades que puedas.

¿Cómo sabes el estilo de yoga en el que debes centrarte? ¡No lo sabrás hasta que lo hayas probado!

Si buscas sudar en la esterilla y quieres moverte mucho, definitivamente deberías probar el Vinyasa Flow.

Si te gustan las clases que te ofrecen la misma secuencia repetida cada vez, prueba Ashtanga.

¿Buscas silencio, movimientos lentos y estiramientos profundos? El yin yoga es estupendo.

Hay muchas opciones. Cuanto más pruebes, más fácil te resultará saber qué estilo es el mejor para ti. Sabrás cuando has encontrado “tu” estilo de yoga – sólo tienes que comprobar cómo te sientes después.

3. Encuentra un profesor que resuene contigo.

La mejor manera de aprender cuando estás empezando es con un profesor.

Empezar por tu cuenta en casa está muy bien, pero tener un profesor que te mire y te muestre las señales adecuadas de alineación es muy valioso. Evitará que te lesiones y ayudará a que tu práctica crezca.

Una vez que hayas encontrado un estudio cercano y tu estilo favorito, encuentra el profesor con el que resuenes.

Para mí, un buen profesor nunca te hará sentir inadecuado. Un buen profesor te hace sentir bienvenido. Un buen profesor te inspirará para que lleves tu práctica al siguiente paso, pero también será paciente y honrará a cada estudiante como el practicante único que es.

Estarás más motivado para tomar clases cuando tengas ganas de aprender del profesor que las guía.

tips de yoga para principiantes

4. Después de hacer clases en grupo, busca apoyo para tu práctica en casa.

Una vez que hayas desarrollado cierto conocimiento de en qué consiste una clase y qué estilo de yoga se adapta mejor a ti, puedes empezar a llevar tu práctica fuera del aula.

Hay muchas maneras de practicar por tu cuenta:  YouTube,  ¡o incluso aplicaciones de yoga! Las opciones son infinitas. Hay algunos libros increíbles por ahí también – cuanto más estudies, más rápido aprenderás.

Personalmente, mi propia práctica consiste en sacar mi esterilla de yoga todos los días y mover mi cuerpo de la manera que quiere moverse. Algunos días me apetece una práctica buena y sudorosa y me paso 90 minutos en la esterilla moviéndome con la respiración. Otros días, sólo quiero hacer algunos estiramientos suaves, ejercicios de respiración, o algunas posturas de curación con las piernas en la pared. No tengo un plan establecido para lo que ocurre en mi esterilla, y eso es lo que mejor me funciona.

Pero el estilo de mi práctica en casa vino después de cientos de horas pasadas en clases grupales, aprendiendo de maestros en los que confío, leyendo todos los libros que pude conseguir y aprendiendo a escuchar lo que mi cuerpo necesita en la esterilla.

5. Encuentra un buen estudio cerca de tu casa.

Sí, el número 5 es el mismo que el número 1. Las clases en grupo son la clave para una práctica en casa segura y con conocimiento. También te ayudan a encontrar tu motivación.

A menudo, lo más difícil de empezar a practicar en casa es encontrar la motivación para ponerte en la esterilla, y luego saber qué hacer una vez que estás allí. Aquí es donde entran en juego las clases en grupo. Si nunca hubiera tomado clases de verdad, ¡nunca sabría qué hacer en mi esterilla cuando estoy en casa!

En las clases es donde aprendes, donde puedes pedir consejo a los profesores, donde recibes asistencia y donde te inspiras para tu propia práctica. Así que, si es posible, intenta comprometerte a empezar tomando una sola clase de yoga a la semana en un estudio.

tips de yoga para principiantes

6. Prioriza tu presupuesto.

También hay formas de hacer que las clases de yoga sean más asequibles, como los sitios de descuentos o las ofertas introductorias de un estudio o los descuentos para estudiantes (si se aplican a ti). Muchos estudios también ofrecen clases basadas en donaciones con nuevos profesores que necesitan reunir experiencia en la enseñanza. Si buscas clases asequibles, esta es tu mejor opción.

Cuanto más practiques el yoga, más sentirás el bien que hace a tu cuerpo y a tu alma, y más fácil será encontrar el dinero y el tiempo para hacerlo. ¿Qué tal si te saltas ese café con leche diario durante una semana? Un poco de ahorro hace mucho. ¿O qué tal si eliges invertir en una esterilla de yoga en lugar de un nuevo par de vaqueros?

Siempre hay formas de conseguir lo que más queremos, sólo es cuestión de cómo priorizamos.

7. Coge un ritmo que te haga sentir bien.

Encuentra una forma de practicar con un profesor que te inspire, y hazlo todo lo que puedas sin que perturbe tu ritmo semanal.

El yoga debe ser una alegría, no una obligación. En el momento en que conviertas tu nueva práctica de yoga en un trabajo estresante es cuando puedes empezar a perder la inspiración.

Y lo mejor es que: cuanto más practiques, ¡más querrás practicar! Descubrirás que el yoga es un ritmo que te ayuda a mantener el resto de tu semana en equilibrio. Tu práctica de yoga se convierte en un placer, no en una tarea.

Antes de que te des cuenta, te sentirás cómodo desplegando la esterilla en tu propio salón y guiándote en el día a día.

Upavistha Konasana: apertura de caderas yoga

8. Escucha a tu cuerpo.

Me gusta recordar a mis alumnos que “nadie conoce tu cuerpo como tú”. Deja que tu cuerpo y tu respiración sean tu primer maestro, y que todo lo que yo diga sea secundario.

Es decir: si algo no te parece bien, deja de hacerlo o bájalo (o súbelo) un poco. Cultiva la conciencia suficiente para escuchar todo lo que te dice tu cuerpo. Es sabio, y si escuchas lo suficiente, tu práctica siempre será la adecuada.

Si quieres profundizar en tu práctica y en la conexión con tu corazón que el yoga puede ofrecerte, o incluso si quieres convertirte en profesor de yoga, te recomiendo que busques cursos de formación de profesores de yoga. Cuando estés preparado, el profesor aparecerá.

Si tienes más preguntas sobre cómo empezar como nuevo yogui, ¡deja un comentario abajo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *