Cesta de Navidad con Realfood

Cesta de Navidad con Realfood

Si quieres elaborar una cesta de Navidad diferente, ya sea incluyendo solo comida real, vegana o ecológica, necesitas seguir leyendo. Seas o no seguidor de Carlos Ríos, quizás te apetezca tener un detalle con alguien preparándole una cesta de Navidad customizada con productos saludables en lugar de escoger la clásica cargada de bombones, dulces procesados y botellas de sidra. Este ha sido mi caso y mi sorpresa al ver que no hay demasiada información ni ideas sobre cómo elaborar una Cesta de Navidad Real Food saludable para estas fiestas.

Te propongo tres versiones, dependiendo de cuál sea tu objetivo y tu presupuesto, pero con muchas ideas para que sorprendas con la cesta de Navidad más sana de la historia.

Opción 1: CESTA DE NAVIDAD REALFOODER

Si lo que buscas es incluir solamente comida real en tu cesta, es relativamente fácil. Hay ciertos productos en los que no tienes que complicarte demasiado la vida, puesto que son per se comida real:

  • Embutidos: incluiría solamente lomo y jamón serrano, que son los que menos grasa tienen.
  • Queso: aunque es alto en grasas, no deja de ser un producto “buen procesado”. Obviamente los quesos en lonchas tipo cheddar no son una buena opción, pero estoy segura de que no pensabas incluir este en tu cesta de Navidad.
  • Salmón ahumado, sardinas u otras conservas de pescado: también puedes incluir algunas de estas, siempre y cuando vigiles que las conservas son preferentemente en aceite de oliva y no incluyen otros aditivos.
  • Patés y cremas de untar: la mayoría de los patés tradicionales llevan conservantes y potenciador del sabor. Una opción interesante es incluir opciones vegetales (no ultraprocesadas) como el paté de aceitunas negras, de boletus, de tomate seco o una pericana.
  • Frutos secos y dátiles: puedes añadir a tu cesta distintos tipos de frutos secos (no fritos) y también dátiles, especialmente los Medjool que son estupendos para preparar postres.
  • Fruta fresca: dependiendo de cuándo prepares la cesta y cuándo la entregues, podrás añadir más o menos fruta fresca. Como ideas te sugiero piña, aguacates, mangos y si es a corto plazo también un combinado de frutos rojos.
  • Bebidas: si eres Realfooder de pura cepa, sabrás que el alcohol es el gran enemigo. Así que te propongo incluir una botella de Vichy Catalán o tu agua con gas favorita, con un par de buenos limones. La siguiente opción sería incluir cervezas artesanas y vino ecológico sin sulfitos.
  • Turrones y dulces: todos los turrones llevan azúcar, pero bueno, son unas fechas especiales y nos podemos dar un capricho. Escoge turrones que sean lo más tradicionales posible (almendras, azúcar y

Opción 2: CESTA DE NAVIDAD VEGANA

Esta es la opción que me ha resultado más fácil pensar: ¿qué querría yo en mi cesta de navidad? Pues bien, como además de vegana soy realfooder, la cosa se pone algo más complicada. Aún así, si me regalasen esta cesta harían mis navidades mucho más felices:

  • Patés y cremas de untar: aquí podemos incluir hummus, paté de boletus, paté de aceitunas, paté de tomate seco, paté de tofu a las finas hierbas, pericana vegana, etc. También puedes escoger tahini, que es genial para hacer hummus.
  • Frutos secos y dátiles: nueces de pecán, nueces de macadamia, almendras o pistachos, por ejemplo. También dátiles de varios tipos, higos secos y orejones de albaricoque. Un trozo de pan de higo con frutos secos siempre sienta bien también.
  • Verduras: todas esas verduras de precio más elevado que consumimos poco, como trufas, setas de varios tipos, ajo negro, jengibre o también un combinado de hierbas aromáticas frescas.
  • Conservas: espárragos gourmet, pimientos de piquillo, tomates secos, alcachofas… en fin, todo lo que de diario no consumimos.
  • Fruta fresca: el sueño de cualquier vegano, incluyendo piña, mango, coco, frutos rojos, granada, uva, aguacates o caquis.
  • Dulces: turrón vegano, chocolate puro, crema de chocolate y avellanas (estilo Nutella pero en sano), pannettone vegano.
  • Bebidas: actualmente es bastante fácil encontrar vino vegano y cerveza vegana, aunque realmente no varía tanto el proceso de fabricación. Yo me decantaría más por algo ecológico.
  • Otros detallitos: si no se quiere incluir solo comida, también es útil incluir algún instrumento de manipulación de verduras, como puede ser un espirilizador (para hacer spaghetti de calabacín por ejemplo) o algún combinado que corte verduras.

Si la cesta no es para un Realfooder…

Puede darse el caso de que tú, como persona saludable y consumidora de comida real, quieras hacerle esta cesta de navidad a otra que no le dé tanta importancia. Una opción muy interesante es acompañar esta maravillosa cesta cargada de delicatessen sanas y sabrosas, con uno de estos libros para que tu familiar o amigo pueda motivarse en navidades para hacer un cambio de vida. Estos son mi top 5:

  1. COME COMIDA REAL– como no, de Carlos Ríos. En este libro se nos cuenta de una forma muy detallada y exhaustiva por qué cada vez consumimos más ultraprocesados, lo que la industria alimentaria ha ido haciendo “con nosotros” las últimas décadas y todos los tipos de aditivos que lleva la comida “no real”. A mí me encantó, pero no lo recomiendo para alguien que no esté acostumbrado a leer sobre nutrición (al menos no para empezar).
  2. VEGETARIANOS CON CIENCIA– de Lucía Martínez. La autora nos va dando los detalles más científicos de por qué es saludable llevar una dieta vegetariana, cómo suplir las supuestas carencias de nutrientes que se pueden tener y trucos para elaborar menús. También hay segunda parte, en la que se trata más de cómo vivir en una sociedad no vegetariana y sobrevivir en el intento.
  3. MI DIETA COJEA– de Aitor Sánchez. Este libro sí que se lo recomiendo a TODO el mundo, sean principiantes o avanzados en esto de la nutrición. Es fácil de leer, ameno, sencillo y de aplicación rápida. También tiene segunda parte, aunque no me aportó tanto como esta primera.
  4. TÚ ELIGES LO QUE COMES– de Carlos Casabona. No lo he leído (todavía) pero hojeándolo veo que está muy bien. Tiene tanto detalles de cuál es el consumo de calorías general vs la quema (es decir, por qué engordamos), qué fallos hay en nuestra alimentación y explica también etiquetado y mentiras de la industria alimentaria.
  5. Un libro de recetas: aquí no te recomiendo ninguno porque hay cientos y dependerán de la persona, de si le gusta cocinar o no y del tipo de alimentación que siga.

Espero que este artículo te haya resultado útil, ya sea para preparar una cesta navideña a alguien o para comprar algo especial en estas fiestas. Poco a poco iremos cambiando las cestas tradicionales por estas, si te ha gustado por favor comparte 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.