Cómo organizar tu compra semanal

Home / General / Alimentación / Cómo organizar tu compra semanal
Cómo organizar tu compra semanal

Organiza tus menús y optimiza tu lista de la compra

La compra semanal es una fuente de estrés, gastos y engorros para casi todo el mundo. Si además quieres hacerlo rápido, de forma efectiva y que no se te acabe poniendo la mitad de la comida mala, este artículo te interesa. Personalmente, a mí me gusta hacer la compra… cuando tengo tiempo de sobra. Tiempo para ir a comprar mis alimentos a tiendas diferentes, poder ver cuáles tienen mejor pinta o quizás comprar algo que nunca he probado. Pero siendo realistas, esto pasa bastante poco.

Aunque parece que no hay mucha ciencia detrás de hacer la compra, sí que hay ciertos hábitos que te van a ayudar enormemente a optimizar la cesta de la compra y a ahorrar tiempo y dinero en comida y otros productos.

La compra semanal paso a paso

Si quieres que tu compra semanal sea más económica, más saludable y más rápida, necesitas adquirir ciertos hábitos. A continuación tienes los pasos a seguir para que tu compra semanal sea perfecta:

  1. Revisa qué alimentos tienes en casa. Seguramente los alimentos frescos los tengas controlados, pero muchas veces acumulamos cantidad de botes y paquetes en la despensa. Haz una lista con estos alimentos.
  2. Elabora un menú semanal en base a las comidas que tengas que cubrir. Es decir, si comes fuera algunos días por semana, estos no los incluyas. Acuérdate de incluir (en la medida de lo posible) todos esos alimentos que tienes olvidados en armarios.
  3. No seas demasiado preciso. Según el supermercado, la época del año y el día que vayas, habrá alimentos con mejor pinta, en oferta, etc. Te recomiendo que pongas “fruta” en lugar de “peras” o “crema de verduras” en lugar de “crema de calabaza”. 
  4. Cuando hayas terminado tu menú, haz una lista solo con los alimentos que te hacen falta para completarlo.
  5. Optimiza los alimentos: si vas a comprar alimentos frescos, tienes que evitar que se echen a perder. Por ejemplo, si quieres comprar una bolsa de espinacas, ten en cuenta que tienes que gastarla en menos de 4 días, así que incluye suficientes recetas en las que gastarlas.
  6. Añade productos de limpieza, de higiene y otros que te puedan hacer falta, siempre tras revisar que los necesitas.
  7. Ve al supermercado con la lista, el estómago lleno (o al menos no con hambre) y controla que no compres más de lo que vas a necesitar.

Es de mucha utilidad establecer un día por semana para hacer la compra, ya que así calcularás mejor y tendrás una rutina para esta tarea. Además, si quieres tener una alimentación más sana y limpia, intenta comprar los productos frescos en tiendas especializadas (verdulería, frutería, carnicería, pescadería) en lugar de ir al supermercado. Ten en cuenta que la posibilidad de que compres alimentos procesados aumenta exponencialmente en las grandes superficies. 

 

¿Dónde hacer la compra ecológica?

Comer más ecológico sin arruinarte

Hoy en día todos sabemos que los productos ecológicos son mejores para nuestra salud y para el medioambiente… pero no tanto para nuestro bolsillo. Es difícil convertir toda tu compra en ecológica sin que la suma final al mes crezca notablemente. Sin embargo, hay formas en las que puedes mejorar mucho la procedencia de tus alimentos sin que la diferencia sea tanta. Aquí van unos consejos para ello:

  • Si tienes la opción, opta por la versión Eco en pasta, legumbres, arroz, leche, etc. Es decir, en todo lo que no sean alimentos frescos. La diferencia entre un paquete de pasta normal a pasta ecológica puede ser del doble, pero estamos hablando de 0,60€ a 1,20€ aproximadamente: una diferencia que por lo general nos podemos permitir. 
  • En alimentos que duran mucho, también es interesante invertir algo más. Estoy hablando aquí de especias, mieles, condimentos, etc.
  • En supermercados como Consum, Lidl, Aldi, Carrefour o Alcampo tienes productos ecológicos a menor precio que en tiendas especializadas.
  • Puedes ir a tiendas especializadas en productos ecológicos, pero compra solamente materias primas. Es decir, huye de comidas preparadas, galletas, hamburguesas vegetales, patés, etc. Ahí es donde más dinero nos podemos gastar.
  • Hay ciertos alimentos en los que el origen ecológico marcará más la diferencia: la soja (que no sea tampoco transgénica), el arroz (sobre todo el integral, que lleva la cáscara y puede contener pesticidas) o los cereales integrales.
  • En productos frescos es donde más diferencia de precio hay. Lo ideal es encontrar lugares que ofrezcan fruta y verdura de origen ecológico aunque no lleven el sello. Muchos agricultores no quieren pagar por este certificado pero siguen métodos de producción sostenible.
  • Si tu supermercado ofrece fruta y verdura ecológica, sé inteligente: quizás es más fácil comprar bananas o manzanas ecológicas que fresas o aguacates. 

 

En definitiva, no hay que seguir el “todo o nada”. Realmente con que un 20% de tu alimentación pase a basarse en productos ecológicos ya vas a mejorar notablemente tu salud y la del medio ambiente. Poco a poco hay más alternativas en las tiendas y los precios van bajando, así que no te obligues a hacerlo todo perfecto.

 

Haz tu compra más sostenible: Residuo Cero

No soy experta ni mucho menos en este tema (ZeroWaste) ni lo he llevado a la práctica en todos los aspectos de mi vida. Sin embargo, sí que creo que con unos pequeños cambios podemos mejorar la sostenibilidad de nuestra compra semanal. El exceso de envases está causando estragos en el medio ambiente y por eso es importante comenzar a reducir los residuos de cada hogar. Para ello, con esos pequeños gestos mejoraremos poco a poco la cantidad de residuos:

  1. Lleva siempre en el maletero al menos dos bolsas reutilizables para cualquier compra que hagas.
  2. Hazte con bolsas de tela reutilizables para la fruta y la verdura. Por ejemplo, estas las uso yo y me van genial.
  3. Sé más consciente cuando vayas a comprar: elige opción a granel (si hay), evita comprar la fruta y la verdura envasadas.
  4. Cuando llegues a casa, evalúa cuántos envases has comprado y si todos ellos eran necesarios. 
  5. Es mucho más fácil hacer una compra sostenible evitando las grandes superficies. 

El mejor momento para empezar es ahora

Puedes empezar a aplicar algunos de estos consejos en tu próxima compra. No esperes hasta que puedas hacerlos todos, ten en cuenta que cambiar hábitos es una tarea que requiere tiempo y esfuerzo (al principio) hasta que salga solo.

Dependiendo de tus horarios, de cuántos seáis en casa y del tipo de alimentación que sigas, habrá trucos que tengan más o menos sentido para ti. 

Como regalito, aquí te dejo un plantilla de planificador semanal para que elabores menús fáciles y que te permitan llenar tu nevera solo con aquello que realmente necesitas.

Planificador semanal de comidas

Feliz semana!

Leave a Reply

Your email address will not be published.