Hacer la compra en tiempos de coronavirus

Hacer la compra en tiempos de coronavirus

Esta tarde tengo que ir a hacer la compra. Quien diría que algo tan banal y cotidiano ahora se convierte en lo más interesante/arriesgado/emocionante/loco de nuestra semana. Porque claro, salir ahí fuera es exponerte a pillar “el” virus o a contagiarlo, ambas opciones igual de malas (sí, igual, seamos solidarios). Así que nada, aquí estoy dándole vueltas a cómo conseguir lo que todos queremos en estos momentos:

  • Suficiente comida como para no tener que volver al menos en una semana.
  • Pasar el mínimo tiempo en el supermercado.
  • No traerme todos los virus a casa.
  • 10 paquetes de papel higiénico.

Así que aquí van los tres grandes consejos de esta semana: una buena lista, ir al grano y desinfectarlo todo.

UNA BUENA LISTA DE LA COMPRA

Revisa primero lo que tengas en casa, no quieres acabar con 10 paquetes de leche sin café ni pan o con harina para bizcochos sin sobres de levadura. Ya me entiendes, que tengamos de todo pero sin pasarnos de nada. Por eso es importante revisar lo que tenemos, especialmente en el caso de los alimentos frescos, que son los que menos duran y hay que darles salida relativamente rápido:

  • En el caso de verduras, evita las que van cortadas y envasadas, porque duran muy poco.
  • Para yogures o productos frescos que no se puedan congelar, mira bien las fechas de caducidad.
  • Si te es posible, planifica el menú semanal. De esta manera te darás cuenta qué te falta y no repetirás alimentos sin sentido.
  • Como irás a hacer la compra a tu supermercado habitual (¿no?) ordena la lista por pasillos en el orden en el que los sueles recorrer. De esta manera no harás dobles viajes y no te pasarás tres minutos repasando lo de cada sección.

Solo añadir aquí y, aunque no es el propósito de este artículo, que consumir productos ultraprocesados está especialmente contraindicado en estos momentos. Encerrarte en casa, moviéndote poco y atiborrándote a comida poco saludable es, básicamente, pedirle a los virus que te ataquen. Por eso, aprovechando que tenemos más tiempo para cocinar y que no tenemos que andar corriendo de un lado para otro todo el tiempo, lo mejor es optar por alimentos nutritivos, como fruta, verdura o legumbres. Si quieres algo dulce, busca opciones como hacer un bizcocho casero o comer fruta recién cortada (con chocolate derretido, ¿no?). Mantener nuestras defensas fuertes en estos momentos debería ser nuestra máxima prioridad.

IR AL GRANO

Cuando llegues al supermercado, desinféctate las manos: lávalas con agua y jabón o con gel antiviruses. No te toques la cara cuando estés comprando, ni hasta que llegues a casa y te vuelvas a lavar las manos. Es muy difícil no tocarse la cara, casi imposible, pero en estos momentos hay que intentarlo. Cada cual puede utilizar sus trucos: por ejemplo, yo cuando me maquillo me toco menos la cara.

Una vez en el supermercado, no pierdas tiempo merodeando y cogiendo cosas “porsiacaso”. Si coges carro o cesta, ten en cuenta que no los desinfectan todo el tiempo. Puedes llevar tus propias bolsas también, la verdad que hagas lo que hagas es probable que si hay virus te los lleves. Relax, mira el apartado tres.

Mira tu lista, ve al grano y no te dejes nada. Mantén la distancia de seguridad con el resto de compradores y paga con tarjeta o, mejor aún, con el móvil. Recuerda que tú tienes que ir a comprar un día, pero los que trabajan allí nos tienen que aguantar a todos pasar sin parar, así que protégeles a ellos también. Que tú no sabes si contagias, así que sé solidario.

DESINFECTARLO TODO

Cuando llegues a casa, ya sabes, lávate las manos compulsivamente durante un minuto. Cámbiate cuanto antes de ropa y de zapatos, no uses la misma ropa para estar en la calle que para estar en casa. Si has usado tus propias bolsas, o las lavas a 60º o ten en cuenta que durante varias horas estarán los virus presentes en ellas, así que evita que entren en contacto con otras superficies y cuando termines de colocar tu compra, desinfecta con lejía. También deberías pasar un trapo con jabón o algún tipo de desinfectante por los envases de los alimentos que hayas comprado. La fruta y la verdura, lávala antes de meterla en la nevera o en el frutero. Todo aquello que te parezca exagerado o propio de alguien con TOC, hazlo.

Una vez colocada tu compra, cuando todo esté desinfectado, la prueba debería estar superada. Recuerda que cuantas menos veces salgas, te proteges a ti y proteges a los demás. No queremos desabastecer los supermercados y no hay que comprar a lo loco, simplemente ser organizados, minimizar el desperdicio de alimentos y poder superar esta situación cuanto antes.

Aquí te dejo un artículo anterior que te puede servir para ser más productivo en tu compra semanal 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.