Sara Cibanal

sara cibanal
clases de yoga en alicante
Esta soy yo

Sara Cibanal

Empecé a hacer Yoga en una época de mi vida en la que me sentía muy estresada y no controlaba bien mis emociones.

Gracias al Yoga supe afrontar las situaciones de la vida diaria de una forma más sosegada, sin dejarme arrastrar por aquello que no dependía de mí.

Mi propósito es conseguir que el Yoga te cambie la vida igual que cambió la mía. ¿Quieres empezar a ser más feliz?

Nací en Alicante el 1993. Durante mi infancia tenía algo de sobrepeso y gracias a esto empecé a darle mucha importancia a lograr sentirme bien conmigo misma. Con 12 años ya hacía algo de ejercicio en casa, además de ir a natación o a baile. A los 15 años me hice vegetariana y a los 16 me apunté al gimnasio por primera vez.

Mi prioridad siempre fue mejorar mi salud, mi estilo de vida y convertirme en una persona adulta que se sintiera bien.

Mi pasión por el fitness me hizo hacer un par de cursos mientras estudiaba la carrera de Filología Inglesa (sí, nada que ver con el deporte). A los 20 años comencé a trabajar en un gimnasio como instructora de diversas actividades dirigidas, entre ellas Pilates y clases de estiramientos. Realmente yo había probado algo de Yoga, pero no entendía qué era lo que enganchaba tanto a la gente hasta que ese mismo año me fui a California a estudiar.

Durante mi estancia en Estados Unidos descubrí un nuevo tipo de Yoga: más dinámico, más cañero y que me hacía salir de mi zona de confort. Combinar la respiración con los movimientos me resultaba muy complicado al principio, ahora no sé cómo podía moverme sin saber respirar. Volví enamorada del Yoga y logré continuar mi práctica aquí en Alicante.

 

sara cibanal

A los 24 años realicé la formación en Hatha Yoga y fue una experiencia muy enriquecedora para mí porque logré entender el Yoga de verdad. Entendí que es un estilo de vida, que las posturas solo son la punta del iceberg y que gracias a la práctica de Yoga podemos disfrutar más de la vida. Desde entonces, aunque suene a tópico, mi vida ha cambiado.

Relax! El yoga no es magia. Todavía me enfado, tengo días de bajón y sigo pensando demasiado… pero ahora soy consciente. Soy consciente de cuando estoy enfocada en el pasado o en el futuro, de si estoy frustrándome por algo que no depende de mí o si mi respiración me está estresando. 

Un mes después de mi formación empecé a tomar clases de Ashtanga Yoga, un estilo más intenso, disciplinado e introspectivo que me cautivó. Así que un año después me formé como profesora de Ashtanga Yoga y sigo practicándolo a día de hoy, tanto como alumna como profesora. 

Impartir clases de yoga, actualmente, no es mi profesión.

El yoga es mi pasión, por eso le pongo tanto mimo y empeño a cada una de mis clases, porque las disfruto muchísimo.

Cada vez que dejo a mis alumnos en postura de Savasana, en la relajación, realizo unos pequeños ajustes y les veo sonreír y relajarse… siento que estoy haciendo algo bien. 

clases de yoga en alicante

En mis clases encontrarás una combinación de todas las técnicas que he ido aprendiendo con los años y me han ayudado en algún aspecto. Mi experiencia como instructora de fitness me ha servido para incluir diferentes disciplinas en la práctica de Yoga que enriquecen las sesiones y ayudan a mis alumnos a avanzar más rápidamente.

Del Hatha Yoga

Tomo las bases, la mayor parte de las asanas, las respiraciones y las meditaciones.

Del Pilates

Los ejercicios para mejorar la movilidad de la espalda, fortalecer el abdomen y el tren superior.

Del Entrenamiento Funcional

Los movimientos fundamentales que realizamos en nuestro día a día y nos ayudan a ganar calidad de vida.

Del Ashtanga Yoga

Me quedo con el dinamismo, la intensidad y la mejora técnica.

Del Mindfulness

Aprender a estar en el momento presente, sin juzgarnos y sin juzgar lo que pasa a nuestro alrededor.